Estamos en función del Reino de Dios